Viajes

10 errores que debes evitar al organizar un Blog Trip (I)

Pin
Send
Share
Send


Bloggers: visitantes profesionales en fitur (c) Avistu

Hemos pasado una burbuja “puntocom” (¿te acuerdas de Terra en 1999?), hemos pasado una burbuja inmobiliaria (¿te acuerdas de tu hipoteca cada mes?) y parece que en esto de los viajes estamos pasando por una Burbuja de Blog Trips.

En el último mes he estado en cinco viajes, no privados, distintos (eso en mi caso particular, porque el resto de editores de Viajablog ha pasado por la misma experiencia). Ha empezado el buen tiempo y han llegado las invitaciones para conocer destinos.

Hace un par de años, las OTs (Oficinas de Turismo) y Organizaciones de Gestión de Destinos (DMOs por sus siglas en inglés y que son las más castellanas agencias), descubrieron un nuevo animal en el ecosistema de la difusión de información: el blogger.

El blogger, bloguero (habría de pasar un tiempo hasta que se españolizó el término) o “bloggero” (juro haberlo visto así escrito) entra como un elefante en una cacharrería en el mundo profesional de los viajes.

Es el amigo que viaja y te cuenta su experiencia, el primo informático que te dice qué buscadores de vuelos son los mejores, el hermano mayor que te aconseja sobre tu próximo destino. Y todo ello lo hace en un lenguaje cercano, fresco y honesto, cosa que es apreciada por los lectores.

Hay viajeros que primero descubren el mundo y después lo cuentan, gente (como es el caso de Viajablog) que se echaron la mochila a la espalda y después - día a día - aprenden a escribir sobre ello, mientras siguen viajando. Hay blogueros, de éxito, que vienen del mundo 1.0, es decir, periodistas y fotógrafos de medios impresos que han sabido adaptarse a un nuevo canal donde contar historias de los viajes que continúan haciendo.

Hay bloggers que cuentan con un sueldo porque tienen un trabajo aparte; los hay que aspiran a vivir de un blog y convertir en profesión lo que es una pasión a la que dedican varias horas al día.

Blogueros que no pierden detalle (c) Avistu

Como veis, OTs y DMOs, no hay un perfil único del bloguero de viajes pero en lo que todos pueden estar de acuerdo es en cómo quieren que sean los blog trips a los que acuden. O, por lo menos, cómo me gustaría a mí que fueran y qué cosas NO deberían ocurrir en un blog trip:

1.- No tengas claro lo que quieres hacer.

“Todo el mundo hace blog trips, vamos a organizar nosotros uno” parece que es lo que alguno podría pensar. Pues no, un blog trip no es un acontecimiento aislado, algo ajeno al resto de acciones de promoción de un destino. Quien piense así, no sólo tiene un problema a la hora de organizar el blog trip (que se convertirá en un hecho puntual sin transcendencia) sino con las acciones globales de promoción.

Un Blog Trip ha de entenderse más allá de la mera visita de bloggers para difundir ese destino - y diferenciarlo de otros - en medios online y offline, con imágenes, vídeos, textos y mensajes/fotografías en las redes sociales y artículos en los blogs de los participantes. Piensa en el Blog Trip como un medio, no como un fin.

2.- No conozcas a quien estás invitando.

Hay que leer algunos de los artículos que hayan escrito los bloggers que nos interesan. Parece básico, parece sencillo, parece increíble que no se haga de manera generalizada. Hay que saber a quienes invitamos, cómo escriben, cómo han descrito otros destinos, qué público tienen y, los números mandan, qué difusión nos pueden ofrecer (sí, ahí están los números de seguidores - reales o no - en Twitter y Facebook pero también el número de comentarios en sus posts y de “me gusta” y “compartir”, RTs y conversaciones con los lectores y la repercusión que su mensaje tiene entre otros bloggers).

3.- No les mantengas informados.

¿A quién le gusta saber que su billete de avión o tren está ya confirmado en la fecha y horario que se había acordado? Llamadme raro, pero a mí si. No todos los bloggers vivimos en Madrid - el principal punto de partida de cualquier blog trip - y necesitamos preparar combinaciones de transporte o incluso alojamiento en otra ciudad. Cuanto antes se sepan las fechas exactas de un blog trip, y de los viajes, mejor.

Ah, y que la organización no mantenga en secreto quien más irá a un viaje hasta que cuatro días antes de que empiece se mande un email a todos los integrantes. Entiendo que hay bajas de última hora, y suplentes, pero los bloggers hablamos entre nosotros y mencionar en Facebook o Twitter que nos vamos de viaje a un destino no hace daño sino todo lo contrario.

Blogueros trabajando (c) Avistu

Video: TU VIAJE A BALI - 15 ERRORES QUE NO DEBES COMETER (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send