Viajes

Lekeitio: sobre playas, islas, faros y gansos

Pin
Send
Share
Send


Existen lugares que fácilmente te enamoran cuando vas de viaje. Es el caso de la localidad de Lekeitio en Vizcaya. Si el buen tiempo además acompaña, verás por la mañana un diminuto camino de arena que une la playa de Karraspio con la isla San Nicolás. Si llegaste al día anterior pensarás que ese mismo camino dorado ha aparecido por arte de magia. Las mareas y su relación con el ciclo de la luna tienen su halo de misterio. Y lo sigues. Una fuerza interior te pide seguir esa senda dorada que hace apenas unas horas no existía.

Paseas por la playa y observas a tu izquierda el muelle, los barcos de pescadores y las casas que despiertan al ritmo que los rayos del sol van alegrando los colores de sus fachadas. Como compañeros de viaje, en una mañana de domingo apenas encontrarás a algún vecino paseando el perro por la playa, el cura que abre las puertas de la basílica y los primeros restaurantes y bares que preparan sus terrazas y embriagan la mañana con el olor a café.

La isla de San Nicolás desde la playa de Karraspio

La isla de San Nicolás frente a la playa le da ese toque final a Lekeitio para que sea una de las poblaciones más fotogénicas del País Vasco. Se dice que durante la Edad Media la isla se usó para trasladar a los enfermos de lepra para evitar el contagio. Hoy en día apenas encontraremos cabras, conejos, algún pastor controlando su ganado y un espléndido mirador al pueblo desde la zona más alta de la isla.

A la vuelta, un café en una de las terrazas frente al puerto y un breve paseo para visitar la Basílica de Santa María de la Asunción.

Lekeitio mirándose en el espejo

Video: Pasar en verano en Lekeitio (Junio 2022).

Pin
Send
Share
Send