Viajes

El legado de El Quijote por los pueblos de La Mancha

Pin
Send
Share
Send


Estoy convencido que cuando Cervantes escribía las primeras líneas de El Quijote, el escritor era consciente de que tenía algo muy grande entre sus manos. Sabía perfectamente lo que hacía dejando ese famoso pueblo de La Mancha en el anonimato y que en un futuro no muy lejano muchos eruditos y alcaldes se pelearían por ser el afamado pueblo.

Discusiones filológicas aparte, no hay duda de que la comarca de La Mancha es la gran protagonista de la obra y todos sus pueblos pueden sentirse orgullosos y destinatarios de la obra universal.

Con motivo del IV centenario de la muerte de Cervantes, la existente Ruta del Quijote ha recibido un lavado de cara y ofrece una sensacional excusa para descubrir los encantos de La Mancha.

Los molinos de Consuegra

En esta ruta tan quijotesca, algunos topónimos aparecen claramente en la novela, como El Toboso, Argamasilla de Alba o Tembleque. Otros se pueden intuir. Y, en definitiva, a través de sus aventuras se ha trazado una ruta de 30 pueblos o enclaves que son un pretexto para todos los públicos -tanto para fieles devotos de la obra universal como para los que huyen despavoridos de los libros que contienen más de 1000 páginas- para descubrir la belleza de los pueblos de La Mancha.

Vamos a seguir la pista de alguno de ellos.

Argamasilla de Alba y la Cueva de Medrano

Escenificación teatral en Argamasilla de Alba

Argamasilla de Alba rezuma Cervantes y Quijote en cada calle. Este pueblo está unido a la historia del autor desde sus inicios e incluso ha sido el único lugar que ha conseguido levantar a la Real Academia Española de la Lengua de sus poltronas madrileñas para realizar su reunión anual.

¿Quieres ver las paredes que mantuvieron preso a Miguel de Cervantes durante un tiempo? En la Casa de Medrano se halla una cueva donde la tradición marca, desde los primeros biógrafos del autor, que el escritor estuvo cautivo en este lugar y empezó a elucubrar los primeros esbozos del personaje de El Quijote.

Ya sea por un requiebro amoroso o por alguna discusión a la hora de ejecutar su trabajo como recaudador de impuestos, parece ser que Miguel de Cervantes sufrió prisión en la Casa de Medrano y además conoció a un tal Rodrigo de Pacheco, un hidalgo medio loco que posiblemente lo inspirará para su gran obra posterior.

La cueva del Medrano donde aparentemente Cervantes estuvo preso

Video: EL ARCÓN 10062017: El Quijote sanabrés (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send